Lobo ibérico

La subespecie de lobo gris, conocida con el nombre de lobo ibérico (Canis lupus signatus), fue identificada por primera vez en el año 1907 por el zoólogo español Ángel Cabrera. Aunque muchos taxónomos no reconocen esta variante de cánido, el trabajo genético llevado a cabo por el biólogo Robert Wayne de la UCLA, ha permitido sugerir que se trata de una verdadera subespecie dentro del género.

España es uno de los últimos refugios de los lobos ibéricos en la Unión Europea. La población del lobo ibérico se está recuperando lentamente de las bajas causadas en los años 1970, aproximadamente quedaron 400-500 individuos, llegando en la actualidad(2003) a 2000-3000, casi el 30% de los lobos Europeos.

Distribución del lobo ibérico

Se dice que este animal se distingue por las marcas negras a lo largo de su cola, en la espalda, y en las patas delanteras. Más del 50% de estos animales se encuentran en el norte de Castilla y León (aproximadamente 1000-1.500 lobos ibéricos), y menos del 35% en Galicia (aproximadamente de 500-700 lobos ibéricos), y la mayor densidad de población se encuentra en el noreste de Zamora (5-7 lobos/100km2).

Una vez los lobos estuvieron presentes en toda la península ibérica, pero ahora están exiliados al Nordeste (Asturias, León, Norte de Castilla, Galicia), y algunas poblaciones están en la Sierra Morena (Jaén y Cuenca). Sin embargo recientemente, se las han arreglado para cruzar de nuevo la barrera, lo que hoy en día es el río Duero y han comenzado a extenderse hacia el sur y hacia el este: se han detectado dos grupos cerca de Guadalajara y han comenzado a moverse en Teruel, en el sur de Aragón.

En general el lobo ibérico en España ya no se considera en peligro de extinción, los más vulnerables son los que están en la Sierra Morena que si están en peligro de extinción, estos lobos habitan en fincas privadas de caza, donde son ilegalmente perseguidos, ya que entran en conflictos con las prácticas de caza de los millonarios.

el lobo ibérico

Físico del lobo ibérico

Los lobos ibéricos son de un tamaño mediano, con una constitución generalmente más delgada que el lobo euroasiático. Los machos pueden pesar hasta 40 kg (90 libras), y las hembras suelen poseer entre un 75 u 80 por ciento del tamaño de los machos.

Su pelaje puede variar en colores desde un gris claro o de color ocre en los meses de verano hasta un color marrón rojizo oscuro durante el invierno. La palabra signatus que acompaña su nombre científico, y cuya traducción puede entenderse como “marca”, tiene su origen en una serie de rasgos blancos presentes en los labios superiores del lobo ibérico, y oscuros en la cola y sus extremidades delanteras.

Alimentación del lobo ibérico

La dieta del lobo ibérico variará mucho dependiendo del lugar o la zona donde habiten. Los lobos de la zona cantábrica por ejemplo, podrán alimentarse de ciervos, corzos y jabalíes, mientras que los lobos de Galicia se alimentarán en parte de los restos de granjas avícolas y porcinas.

Por otra parte, los lobos oriundos de Castilla y León basarán su dieta principalmente en conejos. En general, la principal fuente de alimentos para estos cánidos proviene del ganado, especialmente en forma de carroña. Sin embargo, tras la prohibición de abandonar cadáveres de animales en el campo por temor a la enfermedad de las vacas locas, los lobos han comenzado a alimentarse mayormente de ovejas y vacas vivas.

Reproducción del lobo ibérico

Los lobos son animales sociales; viven en grupos formados esencialmente por individuos emparentados. Sólo la pareja dominante (hembra y macho alfa) se reproduce en el grupo, salvo en casos excepcionales; el resto coopera en las labores de caza y cuidado de los jóvenes. Este sistema monógamo controla la estructura del grupo y regula el tamaño de la población.

La temporada de cría de los lobos empieza en invierno o primavera temprana, dependiendo de la latitud. La gestación dura de 61 a 63 días; las lobas en Iberia paren entre abril y junio. El tamaño de camada es muy variable entre poblaciones, y oscila entre 1 y 11 cachorros. Los cachorros abren los ojos a los 10-15 días, y se destetan alrededor del mes y medio, cuando empiezan a nutrirse de carne regurgitada por los componentes del grupo. A las 3 semanas los cachorros realizan las primeras salidas del cubil, y desde los 2 meses permanecen con el resto de la manada en los “lugares de reunión” (rendez-vous). La edad de maduración sexual es variable, y está además condicionada por la estructura social de los grupos, en los que los ejemplares subordinados no se reproducen.

Otros artículos de lobos que te pueden interesar

husky siberiano marron

Husky Siberiano

Conoce todo lo que necesitas saber sobre una de las razas de perros más populares.

lobo aullando

Lobos Huargos

Si te gusta la serie de Juego de Tronos, no te puedes perder este artículo sobre lobos huargos.

Te encantarán los siguientes productos de lobos