El Lobo Ártico

El lobo ártico, también llamado lobo blanco o lobo polar, se caracteriza por tener un color de pelo único, que no podremos ver en cualquier otro tipo de lobo. Este animal puede ser considerado como una raza, subespecie o variante geográfica del lobo gris (Canis Lupus), una especie que originalmente vivía en todo el hemisferio norte.

El lobo ártico vive en lugares donde el frío es extremo, y debido a esto posee dos capas gruesas de piel que lo protegen de las bajas temperaturas. La capa externa de piel se hace más gruesa cuando está llegando el tiempo de invierno. Esta capa ayuda a formar una barrera impermeable en su piel, ayudándoles a mantener la temperatura corporal incluso cuando hace bastante frío.

Distribución geográfica

Alaska es donde vive la mayoría de los lobos árticos salvajes. Pueden caminar sobre el suelo helado debido a la forma en que están diseñados sus pies, lo que permite al lobo ártico cambiar su peso y mantener un buen agarre. No solo soportan las bajas temperaturas, sino que además no parece importarles la época del año en la que se encuentren o si es de día o de noche.

Se distribuyen por Norteamérica, llegando hasta el norte de Groenlandia y manteniendo grandes números a través del archipiélago Ártico canadiense. Habita en terrenos fríos y con temperaturas hostiles de hasta -30 grados centígrados. Su grueso y abundante pelaje funciona como aislante del viento y la nieve. Tienen una longitud más reducida que los lobos grises, al igual que unas patas, hocico y orejas más cortas; esto los ayuda a retener el calor corporal.

lobo ártico en un lago

Alimentación

La ubicación de los lobos árticos es limitada en lo que respecta al suministro de alimentos. Por lo general van a alimentarse del caribú y el buey almizclero. Como estos animales son mucho más grandes que los lobos, los van a cazar en grupos. Los lobos son grandes cazadores y sus presas cuando las están atacando desde todos los lugares no pueden huir.

El lobo ártico tiene dientes muy afilados y mandíbulas muy poderosas. Pueden desgarrar la carne y hacer crujir los huesos de los animales que capturan. Pueden comer más de 9 kgs de carne a la vez. A menudo saben que puede pasar bastante tiempo para la próxima comida, por lo que consumirán todo lo que puedan cuando se les presente la oportunidad.

A los cachorros que no son suficientemente grandes para cazar pero necesitan carne para ponerse fuertes, los demás miembros de la manada les ofrecerán la carne regurgitada que han parcialmente consumido.

Reproducción

Son animales monógamos que solamente cambian de pareja cuando uno de los dos muere. Los apareamientos se llevan a cabo generalmente en el mes de marzo y a finales de mayo, las hembras tienen a sus cachorros tras un período de 53 a 61 días de gestación. Las camadas pueden contener hasta cinco de ellos.

La madre y todos los miembros de la manada son muy protectores con los recién nacidos y los atienden con dedicación. Cuando ella no puede cavar guaridas en la nieve, lleva a sus pequeños a cavidades que encuentra en el camino para protegerlos de los depredadores. Si no sufren alguna alteración, las guaridas son utilizadas año con año. Para mantenerlos nutridos regurgitan la comida que previamente ingirieron y al mes de edad las crías ya comienzan a tener contacto con la carne.

los lobos árticos

Amenazas

El lobo ártico vive en zonas aisladas, y esto hace que no tengan problemas con los depredadores. A veces los lobos jóvenes pueden ser consumidos por otros animales, ya que cuando están cazando lejos de la manada, pueden convertirse en víctimas. De vez en cuando pueden ocurrir batallas entre las manadas por territorios, por alimentos, o por el apareamiento.

Su expectativa de vida no es de muchos años; es de siete en su estado natural y de 10 años en cautiverio. Aunque no tienen muchos depredadores, los osos y otros lobos son causantes de algunas batallas.

Sin duda alguna el humano ocupa el lugar número uno en depredación al lobo ártico. La invasión de su hábitat y el cambio climático son sus mayores amenazas. La caza ilegal no ha sido mucho problema para ellos debido a la lejanía que mantienen con las comunidades humanas, por lo que se podría decir que es la subespecie de lobo que menos riesgo tiene de extinguirse.

Comportamiento

Algunos creen que el lobo ártico es solitario por naturaleza, pero no es cierto. Los que se ven en la naturaleza lejos de las manadas es porque están buscando alimentos o buscando hacer su propia manada. El tamaño de estos grupos puede ser desde dos hasta veinte lobos, generalmente, el tamaño de una manada de lobos árticos dependerá de la cantidad de alimentos que tengan disponibles.

Los lobos árticos resultan ser muy territoriales. Sin embargo, la mayoría de estos animales necesitan cientos de kilómetros que cubren dentro de su hábitat, esto ha traído como resultado que grupos distintos se superpongan, este caso los lobos de ambos grupos marcan sus territorios con orine y con los olores que desprenden de sus cuerpos.

Si te ha gustado el lobo ártico, no te puedes perder estos artículos

Productos de lobos más populares